LA SOLIDEZ «DE ROCA» DE LA BANCA DEJA AL INVERSOR «DE PIEDRA».

Los repuntes técnicos desde referencias técnicas relevantes alcanzadas en la sesión de ayer y un entorno financiero en general más calmado de hoy, invitan a analizar posibilidades de estabilización de los mercados y algo quizá más.

Hay voces anunciando incluso suelo intermedio en los principales índices y oportunidad para aumentar el peso de renta variable en las carteras estables. También voces contrarias observando un trasfondo económico financiero aún inestable y volátil, presa de un ciclo correctivo de crédito aún no cumplido.

La preocupación sobre el destino de la economía china o el desplome del petróleo y del sector energético, especialmente fracking y emisiones de deuda high yield y junk, han justificado la dura caída de las cotizaciones en las últimas semanas. Viene coleando desde el desplome súbito de los mercados originado en China el pasado mes de agosto.

Ahora el foco de inquietudes está cambiando, aumentando más bien, hacia la banca tras el repunte en las posibilidades de suspensión de pagos del sector energético USA que ya descuenta el mercado en cerca del 60%.

El impacto de esos impagos sobre el sector bancario es muy peligroso, el mercado también descuenta que un 20% de entidades no podrá afrontar sus pagos en 2016, y los inversores huyen ante un eventual efecto contagio de margin calls en cadena. 

Consecuentemente, la cotización de los bancos está sufriendo, sus CDS al alza y la tensión al alza con unas sorpresas macro eminentemente negativas. La capacidad de devolver la deuda acumulada en pasados años cae cuando no hay crecimiento y los defaults aumentan. 

La nefasta moda de colocar deuda subprime hipotecario, detonador de la crisis de 2007, fue suplantada desde 2009 por la de vender deuda subprime pero relacionado con la compra de coches, tal como venimos informando desde el post de junio de 2014 VENTAS DE COCHES CORROBORAN LA TRISTE REALIDAD y siguientes:

«El boom en la compra de coches se corresponde con un endeudamiento masivo de los compradores gracias a las facilidades otorgadas por los bancos, concediendo crédito a demandantes poco cualificados y prolongando la vida de los préstamos.»

El crédito al sector (coches, autobuses, camiones…) se ha disparado en los últimos años, supera los $900.000 millones y según la agencia de calificación de riesgos Standard & Poor´s, alrededor del 40% es considerado subprime.

Por otra parte, el área de crédito a estudiantes también ha crecido sin control a niveles máximos históricos, el monto total supera los 1.1 Billones de dólares y, según Bloomberg, sólo el 37% de deudores está al corriente de pago. Más de la mitad de los graduados trabajan en puestos inferiores a su expectativa en empleos que no requieren titulación, o bien tienen trabajos a tiempo parcial.

Son problemas graves que se producen en un entorno de tipos ZIRP, cero. Si en algún momento subieran sólo hasta su media histórica, la tasa de impago se catapultaría. Se estima que si las hipotecas se situasen en el rango histórico normal del 8%, los precios de las viviendas deberían caer aproximadamente un 30%, sólo para mantener los pagos mensuales constantes.

Las reservas que tienen los bancos depositadas en las arcas de los bancos centrales, dinero creado ad hoc para afrontar crisis, deberían ser colchones suficientes para contener cualquier escenario ácido.

En Europa la situación del sector bancario es peor si cabe, la economía europea está mucho más bancarizada que en USA.

La actividad bancaria en financiación corporativa USA representa alrededor del 25% del total frente a cerca del 80% en Europa. Cuando un emisor USA no paga, el coste se diluye por el mercado en un 75% del total pero cuando un emisor europeo no paga, los bancos asumen ese coste en un 80%.    

Además, factores como el aumento de regulación y restricciones impuestas, aumento de provisiones, caída del valor de sus activos, desmanes y fraudes cometidos por la banca aumentan sus costes por las multas que están recibiendo, estrechamiento de margenes y práctica ausencia del negocio bancario tradicional, estancamiento económico y deflación, etcétera… suponen severos riesgos.

Los tipos de interés negativos que ha impuesto el BCE para el dinero depositado en sus arcas por los bancos, -0.30%, tampoco ayudan, ni facilitan aumentos del crédito como esperaba el mago Draghi.

Tanto que los famosos CDS se están disparando, incluso en uno de los principales bancos europeos, el Deutsche Bank: 

Los nervios han saltado hasta el punto que el propio banco ayer se vio obligado a emitir un comunicado confirmando su capacidad para atender pagos de sus emisiones de bonos que cuentan como capital de máxima calidad, AT1.

Un comunicado seguido por una carta a empleados del  co-CEO, John Cryan, apuntando que la situación del banco es “rock-solid.” Los resultados negativos del banco en 2015 fueron contundentes, alcanzaron pérdidas de €6.800 millones. 

Rock & Roll es lo que bailan las acciones del banco, incluso con el respaldo de la música de su patrón, el BCE,  que sigue sonando al estilo«no limits».

Pero los inversores escuchan mucho ruido y fuertes interferencias 

DEUTSCHE BANK semana

DEUTSCHE BANK semana

 

 

 

 

Cada vez que las autoridades o banqueros se ven forzados por la situación de desconfianza alarmante, a salir en defensa expresa de su solidez…. salgan corriendo!.

Recordemos el optimismo desplegado en la reunión del G-20 de septiembre, MUCHO ÁNIMO EN EL G-20, PAREN QUE ME BAJO!.

La capacidad real de pago a día de hoy es alta, el banco cuenta con fondos sobrados para ello, pero el negocio operativo en declive junto con la actividad económica, depreciación de activos y aumento de morosidad son verdaderos peligros y señales de alarma para los inversores, quienes prefieren estar cubiertos ante imprevistos y comprar CDS. 

El peor de los rincones europeos para el sector está en Italia. En noviembre, rescataron a cuatro entidades para evitar la quiebra pero aún parece ser insuficiente. El sistema bancario sufre una morosidad total estimada en el 18% y tiene alrededor de 350.000 millones de euros en créditos deteriorados y de dudoso cobro.  ¡No limits!

Anthony Jenkins, ex jefe de Barclays, apunta otros grandes desafíos para el futuro de la banca, y eventual reducción de ingresos, como la aparición de nuevas plataformas de financiación directa entre particulares -crowdfunding-, desintermediación, nuevos medios de pago, la irrupción del Fintech… en definitiva, el momento Uber bancario.

Los mercados parecen haber alcanzado su punto de capitulación de las caídas recientes y el aspecto técnico general e ideas comentadas en el post de ayer continúan vigentes.

La Sra Yellen podría intentar lanzar un hueso a los inversores en sus comparecencias de esta semana, especialmente ante el Comité bancario del Congreso.

Interesados en recibir más información y más concreta sobre mercados, gráficos, estrategias… suscríbanse al blog! por sólo €0.67 / día (€60 al trimestre). Colaborarán en su mantenimiento y ganarán dinero con las sencillas claves para invertir que ofrecemos. Gracias.

www.antonioiruzubieta.com  Información en cefauno@gmail.com

 Twitter: @airuzubieta

 

Esta entrada fue publicada en Boletín Macro y Mercados. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a LA SOLIDEZ «DE ROCA» DE LA BANCA DEJA AL INVERSOR «DE PIEDRA».

  1. jose manzanares allén dijo:

    Excelente artículo comos siempre.
    Felicidades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.