LLEGARON LAS ESPERADAS TURBULENCIAS DE AGOSTO, ¿TECHO DE BURBUJAS?.

Las lecturas de valoración del mercado son históricamente elevadas y en ausencia de expectativas de economías fuertes y un aumento de beneficios empresariales explosivo, o al menos estable y sostenido en el tiempo, la sobre valoración tenderá a subir generando una situación eventualmente insostenible.

La coyuntura económico financiera es demasiado frágil como para esperar una retirada de las autoridades, la reflación de activos es una herramienta de aplicación sencilla y efectiva y presumiblemente continuará, las alzas bien podrían prolongarse en el tiempo y extremar aún más las valoraciones.

Recordemos las declaraciones de alerta de Alan Greenspan en diciembre de 1996, anunciando ciertos desajustes de valoración que él denominó “exuberancia irracional”:

  • “Claramente, una inflación baja sostenida implica menos incertidumbre sobre el futuro, y primas al riesgo bajo implican mayores precios de las acciones y otros activos productivos. Podemos verlo en la relación inversa exhibida por proporciones de precios/ganancias y la cantidad de inflación en el pasado. ¿Pero cómo saber cuando la exuberancia irracional ha escalado excesivamente los activos productivos, que entonces se convierten en el sujeto de contracciones inesperadas y prolongadas como ha pasado en Japón en la última década? […]”

Los inversores tomaron nota del mensaje y en febrero de 1997 el mercado inició una corrección que finalmente quedó en pocas semanas de incertidumbre y caídas cercanas al 10% para el índice Dow Jones.

A partir de finales de abril de 1997, el mercado emprendió una fulgurante escalada que le proporcionó una rentabilidad al índice superior al 70% en los siguientes 3 años, hasta alcanzar máximos en el año 2000.

DOW JONES mensual

 

 

 

 

El SP500 se comportó de manera muy similar y recuperando alrededor del 100% en el mismo periodo.

El índice que realmente brilló en bolsa fue el tecnológico,  a principios de 1997 emprendió una carrera al alza que terminó siendo superior al 300% y una de las burbuja más potente de la historia, la mayor desde 1929, superando ampliamente cualquier métrica de valoración racional y cualquiera registrada con anterioridad. 

Naturalmente, el batacazo posterior fue proporcional y el índice tecnológico se dejó en el camino más del 80% en los siguientes dos años, un camino desagradable para inversores y empresas, desaparecieron multitud y el mercado realmente se limpió (proceso denominado por el economista Shumpeter como “destrucción creativa”). 

NASDAQ COMPOSITE mensual

 

 

 

 

Entonces, el mercado preparó el terreno para emprender el siguiente ciclo alcista, aún hoy sigue vigente, incluso tras el bache de la crisis subprime.

La regresión a la media es una regla implacable e irrefutable, siempre termina ocurriendo y su virulencia y se corresponde con la del ciclo anterior. Cuando el péndulo se inclina demasiado en una dirección, el regreso suele ser rápido y violento, de similar amplitud al movimiento previo pero en dirección contraria.

Y eso fue lo que sucedió en el año 2000 con el Nasdaq pero fíjense en una particularidad de interés. La corrección de la gran burbuja se detuvo coincidiendo con los niveles en que Greenspan lanzó su alerta, vean coincidencia en los anteriores gráficos.

La política de los bancos centrales orientada a manipulación de los activos “ad-nauseum” hasta crear situaciones insostenibles de burbuja, se ha convertido en una forma de gestionar. Hinchar, pinchar, limpiar y volver a empezar. 

El ciclo de recuperación actual está bastante extendido y ha creado más desequilibrios y distorsiones que cualquiera de los anteriores, de manera que su ajuste presumiblemente será también proporcional.

De momento, no obstante, la fragilidad de la recuperación económica -a trompicones- o de los mercados, dependientes de la data dependiente decisión de la Reserva Federal para entre otras cuestiones reflacionar activos, no inducen a pensar que se vaya permitir una corrección brusca en los mercados financieros. Sólo de momento.

Los recuentos de onda de distintos índices desvelan un escenario de posibilidad que consistiría en una corrección de corto plazo, en la que parece están inmersos los índices y debería durar varias semanas, seguida de alzas renovadas y superación de máximos en la última fase del rally con origen en 2009, para alcanzar techo en los próximos 12-16 meses.

Un escenario probable y coherente con la tesitura económico financiera actual y con los recuentos de onda de Elliott, aunque como siempre sujetos a la subjetividad.

No obstante, existen asuntos de importancia y enjundia suficiente para desbaratar cualquier intento de estabilidad de mercados, como por ejemplo el bloqueo en las negociaciones del techo de deuda, escalada de tensiones geopolíticas o violenta corrección en los mercados de bonos… pero es casi imposible acertar con el vaticinio de la llegada del Cisne Negro que eventualmente provocará el descarrilamiento o pinchazo de las burbujas de bolsa y bonos actualmente en marcha.

Las bolsas se giraron ayer a la baja y se descolgaron con cierta fuerza, no vista desde hacía meses, tras quebrar referencias técnicas de control que habían sido minuciosamente controladas y respetadas durante semanas.

S&P500, 60 minutos

 

 

 

 

Las advertencias que numerosos datos, estadísticas, estacionalidad, técnicos, ciclos… han venido lanzando en las últimas semanas presagiando un agosto turbulento podrían comenzar a hacerse realidad.  

NASDAQ-100, 60 minutos

 

 

 

 

El compendio de datos y lecturas nos ha permitido anticipar el comportamiento de inestabilidad de mercados que parece haberse impuesto, advertir de los riesgos con el fin de reducir exposición al riesgo y desarrollar sencillas estrategias para aprovechar una fase de ajuste de mercados como la actual.

La estrategia más recomendable para inversores sin aversión al riesgo y perfiles conservadores, está orientada a la compra del activo refugio -bono USA-. El binomio rentabilidad riesgo es inmejorable, y la estrategia ya acumula interesante rentabilidad, vean indicaciones de la estrategia en el gráfico siguiente:

TLT diario

 

 

 

 

 

BUEN FIN DE SEMANA A TODOS !!!

Interesados en recibir más información de mercados, gráficos, estrategias… suscríbanse al blog! por sólo €0.89 / día (€80 al trimestre). Colaborarán en su mantenimiento y ganarán dinero con las sencillas claves que ofrecemos para invertir. Gracias.

Información en cefauno@gmail.com

 

Esta entrada fue publicada en Boletín Macro y Mercados. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LLEGARON LAS ESPERADAS TURBULENCIAS DE AGOSTO, ¿TECHO DE BURBUJAS?.

  1. Estimado Iruzubieta;

    Seguimos en línea! Pero continúa la incertidumbre en el ámbito financiero-monetario sobre cual será el desenlace de estos mercados acorto plazo y cuándo se producirá la espera corrección.

    Se acaban de dar los datos del PIB del segundo semestre (que ya están cuestionando), la Productividad (que como dijimos aumentaría levemente por el incremento de las horas laborables), los salarios continúan congelados o disminuyendo relativamente y levemente también la Inflación del IPP ayer y del IPC hoy, por lo que ya tenemos todos los elementos desde el punto de vista de la economía real para corregir el tiro.

    Seguimos planteando que el elemento CLAVE –al margen del elemento geopolítico temporal- en el que ¨la sangre no llegará al río¨, es el alza del precio del petróleo y las materias primas básicas (que ya se está produciendo, con tendencia ya reconocida hasta por la AIE hoy), y se producirá MUY PRONTO. Ese será el detonante.

    Hace años publiqué un artículo que titulé ¨OCTUBRE MES DE CRISIS¨, que pienso actualizar pronto.

    Ud. ha recordado nuevamente al tristemente célebre Alan Greenspan y su ¨exuberancia irracional¨, por lo que le envío un trabajo que me publicaron exactamente cuando se inició la crisis en octubre del 2007 y que pronostique, al igual que dos años antes el agotamiento de la política monetaria tradicional y posteriormente en qué consistiría la flexibilización cuantitativa y sus efecto a largo plazo que estamos experimentando hoy, antes de que comenzara en el 2010 y que denominamos ¨Efecto Dólar de la Burbuja Madre del Dólar¨:

    BURBUJAS FINANCIERAS DROGAS DEL DÓLAR.

    Por Santiago Brugal Almanza
    Año V No. 57 octubre 2007
    El órgano oficial de los mayores especuladores del mundo, el Wall Street Jornal (WSJ), acaba de anunciar que se está formando una nueva burbuja financiera en los “mercados emergentes”, como un pronóstico meteorológico que anuncia un nuevo huracán cuando todavía no se ha retirado el otro. Lo peor es que ello ha causado renovada euforia en los “inversores”. Dejemos que el propio WSJ, con jocosidad sarcástica, nos explique este nuevo fenómeno especulativo:
    “Ahora que la crisis inmobiliaria de Estados Unidos forzó a la Reserva Federal a recortar las tasas de interés de corto plazo, todos quieren saber cuál será la siguiente burbuja. ¿Una de las respuestas más populares? Los mercados emergentes. Las bolsas en todo el mundo que más subieron fueron las de los mercados emergentes. La euforia se debe en parte a la creencia que el recorte (y la postura flexible del Banco Central Europeo) terminará por beneficiar a las economías de los países emergentes más que a otras economías. Recuerda que, después de las crisis de finales de los años 90, el dinero fácil fluyó al sector tecnológico de rápido crecimiento.”
    Después de agregar que un estratega expresó que “es como 1998 revertido”, y otro manifestó que es “un espejo de 1998”, afirma que: “Hasta ahora, los países emergentes se han protegido muy bien de las turbulencias […], se han vuelto menos vulnerables y sus títulos bursátiles deberían subir de valor”. Otro economista se asombra de “la posibilidad de que se esté formando una burbuja” ha sido motivo de regocijo en vez de cautela: “Muy pocas personas dicen: No es una burbuja, dicen Sí!, es una burbuja!”.
    Por último WSJ plantea (y esto sí que merece un premio periodístico Púlitzer), que la lógica de las burbujas financieras es de “naturaleza humana”: “El entusiasmo de los inversionistas por ser los primeros en entrar a la siguiente burbuja se debe a la naturaleza humana”. Después de hacer referencia a un experimento en el que siempre se forma una burbuja, los participantes decían que estaban sorprendidos por no haber sido capaces de retirarse antes del colapso. El WSJ no quiso agregar que se refería a la naturaleza humana de los especuladores de la oligarquía financiera internacional.
    El WSJ concluye con su acostumbrado cinismo, refiriendo lo que dice un director de una firma de inversiones: “Lo que pasa con las burbujas es que en realidad son divertidas cuando uno está en ella, ya que se gana mucho dinero”.
    Que se preparen los “mercados emergentes”, allá van los “inversionistas” a saquearles sus ganancias, como hicieron con los pobres estadounidenses que se quedaron sin dinero, sin vivienda, endeudados quizás de por vida y encima, el gobierno utiliza parte de sus contribuciones en impuestos para “salvar” a los especuladores.
    En realidad no se está formando una nueva burbuja financiera en los mercados emergentes: ya existe.
    Está creciendo como la “espuma” y no sólo en esos mercados. Esa “espuma” está dentro de una gran y descomunal burbuja: la del dólar.
    El término “espuma” es utilizado habitualmente por Alan Greenspan, expresidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, planteando que es un “eufemismo” para evitar la palabra “burbuja”.
    Según Greenspan, la expresión “espuma”, entendida como un conjunto de burbujas, es la más apropiada debido a la diferente apreciación de la vivienda en los diferentes mercados. También se refiere a la burbuja financiera global inmobiliaria existente en varios países desarrollados, especialmente en España, además de la extraordinaria burbuja hipotecaria de Estados Unidos, que abarca a numerosas naciones a través de su contagio neoliberal, tantas veces negado y que todo parece indicar seguirá sin fiscalización.
    El propio Greespan, refiriéndose a la especulación financiera, dijo que la crisis era “un accidente esperando por ocurrir” y que la apreciación del riesgo había caído hasta tales niveles insostenibles que los inversores tenían “adicción a los valores respaldados por la deuda que ofrecía una cierta rentabilidad extra sobre los bonos del Tesoro como si fueran cocaína”.
    Entre las demás burbujas existentes se destacan la del precio del petróleo, inflado en más del 25 por ciento; la del oro, con más de 26 por ciento; la de los metales industriales y minerales preciosos; la de los biocombustibles; y, para colmo, la de los alimentos.
    Por último, la inundación del mundo (no por el deshielo de los polos, que afortunadamente científicos rusos afirman que se están congelando nuevamente) de dólares cada vez con menos valor real, que seguirá ahogándolo todo con las inyecciones de liquidez de los Bancos Centrales y la rebaja de los tipos de interés. A lo que se agrega la imparable emisión del billete verde para pagar las deudas y financiar el irracional déficit de la economía estadounidense, que, además generan inflación en lo que denominan “exceso de liquidez global”, alimenta al resto de las burbujas.
    Los terroristas financieros están iniciando una nueva guerra mercantil planetaria, mayor a la que acaba de estallar. Estas conflagraciones causan mayores daños que los huracanes e incluso que las guerras militares, porque las integran ayudando a crearlas, las estimulan y las sostienen.
    Oscuros nubarrones se ven en el horizonte del orbe, quieren “salir hacia delante” como en las guerras de Iraq y Afganistán, atacando a Irán. Los especuladores están de fiesta!
    *Prensa Latina¨
    Año V No. 57 octubre 2007

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *